:: INICIO  ::  FORO  ::  ENLACES  ::  DESCARGAS  ::

Menú

|- Buscar
| |- Foro
| |- Chat
| -- Codex
|     `- Indice

Usuarios


Bienvenido Invitado

El registro es completamente gratuito y podrás acceder a todas las partes de la web
Puedes registrarte aquí
Usuario:


Contraseña:


Recuérdame

Miembros:  Gran Arlequín
No Conectado  j  
Miembros:  Guardian
No Conectado  AGRAMAR  
Miembros:  Videntes de Sombras
No Conectado  Janus  
No Conectado  Mph2  
No Conectado  Azrael  
Miembros:  Solitarios
No Conectado  Datox5  
No Conectado  olmox  
No Conectado  Skulldragon  
Miembros:  Conectados
Miembros:  Miembros: 0
Invitados:  Invitados: 1
Total:  Total: 1
Miembros:  Miembros Online
No hay miembros conectados
Buscar Ultimos mensajes

Tema anterior Imprimir tema Tema siguiente

Inicio :: WarHammer 40.000 :: Transfondo WarHammer 40K :: Maugan Ra y los segadores siniestros
Moderado por: AGRAMAR, j, Janus

Bajar a respuesta rápida 

Maugan Ra y los segadores siniestros

Ukos_Mont´ka Enviado: 06.04.2006, 16:51
Arlequín
Arlequín
avatar

Registrado: mar. 2006
Mensajes: 31

Estado: Desconectado
Ultima visita: 03.12.06
De las White Dwarfs 98 y 110.


***EL ORIGEN DE LOS SEGADORES***

Cuando Asurmen, el primero y mas viejo de los señores fénix, enseño a sus hermanos el arte de la guerra, fue el Cosechador de Almas el que se alejó más de sus enseñanzas por que aceptó el echo de que la Caída había diezmado a a la raza eldar y que su población no volvería a alcanzar las cotas a las que antaño llagaron.
Junto con uno de sus hermanos cuyo nombre ya se ha perdido hasta para la gran memoria de los eldars, creía que, por muy buenos que fueran, los eldars no podrían estar a la altura de las ingentes hordas de orkos y humano, hombre contra hombre y espada contra espada. Por esta razón diseño varias armas muy ornamentadas hechas del hueso espectral mas puro, tal y como Asurmen les había enseñado, pero estas no fueron las espadas ni las cimitarras de sus hermanos. Cada una de estas armas que creo Maugan Ra eran enormes cañones capaces de verter muerte sobre las filas del enemigo a kilómetros de distancia. A medida que sus habilidades artesanas fueron mejorando, Maugan Ra aprendió que hasta un gran cañón puede usarse de forma tan sutil como un bisturí y se esforzó por combinar la potencia de fuego con la precisión. Esto le condujo a crear el Maugetar y, mas tarde, a la filosofía de los segadores siniestros en general.

***EL MAUGETAR***

Maugan Ra porta un arma muy antigua llamada el Maugetar. En la lengua eldar significa algo así como el cosechador y esta poderosa reliquia es tan grande que solo el más fuerte de los señores fénix puede blandirla. Consiste en un cañón shuriken hecho del hueso espectral más oscuro que lleva incorporada una mortífera cuchilla de energía en forma de guadaña. Dicha hoja, combinada con la fuerza sobrenatural del Cosechador de Almas puede atravesar el casco de un tanque de batalla. La habilidad del señor fénix con su cañón es tal que es capaz arrojar un solo shuriken rebotando por una edificio hasta alcanzar la garganta de su objetivo o partir por la mitad a hordas enteras de enemigos con un chorro de discos afilados. Las almas que han sido segadas por esta arma legendaria son incontables.
La mayoría de los componentes incluidos en la armadura de un segador siniestro les permiten imitar al padre de su templo, así como las habilidades sobrenaturales que lo han convertido en una leyenda dentro de la sociedad eldar. Se dice que Maugan Ra esta tan compenetrado con el antiguo Maugetar que utiliza que puede sentir y ver como si fuera el arma. De forma parecida los cascos de los segadores siniestros contienen un receptor conectado directamente a su lanza misiles segador que les permite ver exactamente donde están apuntando. Se dice que Maugan Ra es capaz de hacerse inmóvil a voluntad y quedarse impertérrito aunque lo rodee un mar de enemigos.

***ALTANSAR EL PERDIDO***

El Cosechador de Almas proviene originalmente del mundo astronave de Altansar, al que en la mitología eldar se conoce habitualmente como el Perdido.
Tras la Caída de los eldars, el mundo astronave de Altansar fue arrastrado inexorablemente hacia el ojo del terror a lo largo un periodo de 500 años. A pesar de que sus guerreros lucharon contra el caos a cada paso que daban acabaron por ser derrotados. El mundo fantasmal de Altansar ha permanecido atrapado en el Ojo del Terror durante diez mil años. El único eldar que logro escapar al lento y tortuoso destino de Altansar fue el inmortal Señor Fénix Maugan Ra, quien aun llora la perdida de su pueblo. El mundo astronave se detuvo dentro del ojo. Recuerdo frágil de y azotado por el dolor de su gloria pasada, entro en órbita alrededor del mundo ancestral Merichen. Los eldar supervivientes, dándose cuenta de que su agonizante mundo había sufrido daños que no podrían reparar tras el accidentado viaje ala disformidad, huyeron al mundo ancestral y levantaron algunos focos de resistencia contra los ataques constantes del caos.
La población restante de Altansar el Perdido fue cayendo rápidamente en una lucha fútil contra el caos librando una guerra de guerrillas que no podían ganar.
El caos fue diezmando poco a poco su antaño extensamente poblado mundo astronave como un parásito voraz hasta transformarlo en una cascara desecha, totalmente incapaz de escapar de la órbita del planeta. Aunque los eldars hubiesen recuperado el olvidado arsenal del antiguamente poderoso mundo astronave, les habría sido imposible rechazar las oleadas de demonios que trataban de consumir sus cuerpos y sus almas.
Los videntes eldars mas dotados creen que los habitantes de Altansar debieron de forjar un pacto terrible, pues siguen existiendo y los que pueden proyectar su espíritu en una visión de búsqueda a las profundidades del Ojo han captado su débil aunque visible señal. En cuanto ha su modo de supervivencia, los videntes se temen lo peor y solo uno de ellos cuenta con la fe o las ganas necesarias para demostrar a los demás que están equivocados.

***LA DEFENSA DE IYANDEN***

Quizá la leyenda menos conocida de todas las que rodean los miles de años de vida de Maugan Ra es la que le relata su participación en la defensa de Iyanden contra la amenaza de los tiránidos. Poco antes de los avistamientos del sinfín de bionaves de la flota enjambre Kraken dirigiéndose hacia Iyanden, Maugan Ra atravesó el portal de la telaraña situado en la parte del mundo astronave con su escolta descomunal de segadores siniestros, Estuvo presente en el gran cónclave que se produjo en el Lugar de la Respuesta para discutir el curso de acción de Iyanden, pero se guardó sus opiniones para si y se limito a observar. Su única contribución fue asentir ante la decisión final de los eldar de luchar en lugar de tratar de huir.
Unos días más tarde, la primera oleada de tiránidos alcanzo el mundo astronave y la guerra que empezó contra el infinito océano de monstruosidades fue encarnizada e intensa. El Cosechador de Almas y su escolta de cien hombres establecieron un perímetro de defensa alrededor del templo mas grande de Iyanden, ya que, si este caía, el espíritu de los defensores del mundo astronave se desestabilizaría y serian todos devorados. Todos y cada uno de los integrantes del grupo de los integrantes del grupo de los segadores sabía que no podía dar ni un paso atrás a pesar del sinfín de enemigos al que se oponían.
Ver aquella inmensa masa negra de Tiránidos atravesando en masa los Campos del Santuario, el ruido de las mandíbulas batientes de cien mil criaturas chillándose y mezclándose con un estruendo ensordecedor habría helado la sangre a cualquiera.
Maugan Ra pronuncio una sola palabra en las mentes de cada uno de sus discípulos.
Los segadores siniestros abrieron fuego al unísono, con lo que un amplio abanico de misiles segadores surco el aire cruzando cientos de metros hasta caer contra las líneas tiránidas. Antes de que la primera ráfaga de misiles hubiera dado en el blanco dispararon otra y luego otra. A lo largo del frente enemigo se levanto un infierno abrasador de fuego blanco que abrió grandes brechas en las líneas tiránidas.
Tras cada detonación, la quitina que salía volando por los aires señalaba todavía mas muertes, pero aun así seguían viniendo más. El muro de fuego cobró vida de nuevo y luego otra vez y otra, cada una mas cerca que la anterior, ya que los alienígenas no mostraban ninguna señal de querer detenerse. Cada exarca, armado con lanzamisiles de largos cañones y antiguos diseños, lanzaba ataques precisos contra los cráneos acorazados y monstruosos de las criaturas más grandes a una velocidad sobre inhumana, recargando y disparando a nuevos blancos con la facilidad con la que se respira.
El propio Maugan Ra se erguía en el punto mas avanzado de las línea mientras el leve lamento de su Maugetar atravesaba el estruendo procedente de los alienígenas que no paraban de gritar a medida que iba segando camada tras camada de genestealers siseantes y mantifexes deslizantes. Pero, a pesar de todo seguían viniendo más.
Mientras los alienígenas se iban acercando, sin que su numero apenas hubiese disminuido, Maugan Ra mandó un pensamiento a sus guerreros. Lanzaron otra ráfaga devastadora y los misiles dibujaron un elegante arco cruzando el espacio cada vez menor que separaba a los eldar del enemigo, pero la línea resultante de explosiones no abatió ningún alienígena. En lugar de eso, las detonaciones crearon grandes nubarrones de tierra al abrir una enorme trinchera a lo largo de todo el campo de batalla. Los organismos mas pequeños lo cruzaron sin problemas, algunos de ellos volando, otros saltando, pero los mastodontes que avanzaban pesadamente junto a ellos se vieron ralentizados y se convirtieron en blancos fáciles para los misiles perforantes de los exarcas.
Los segadores siniestros volvieron a dirigir sus disparos contra el enjambre, ya que Maugan Ra sabía que, al carecer de la proximidad de los organismos mas grandes, los Tiránidos mas pequeños perderían ímpetu y se retirarían. Pero no se detuvieron, ni siquiera un segundo.
Entre los dos frentes de batalla quedaba ya un espacio de unos cien metros que cada vez se iba acortando más. Desesperado por detenerlos, la imagen de Maugan Ra se convirtió en un borrón al moverse a gran velocidad y aniquilar una vida tiránida con cada shuriken del potente cañón que sostenía en sus brazos.
Por debajo dl griterío del enjambre Maugan Ra consiguió oír un leve rumor. De súbito, el suelo delante de los segadores se abrió creando una lluvia de tierra verde y una bestia serpentina tan inconmensurablemente grande que cubría el cielo se alzo por encima de la línea eldar y descendió formando espirales para escupir torrentes gemelos de una bilis de color pus contra las filas de los segadores. Maugan Ra sintió las muertes de sus camaradas al convulsionarse y hervir, hasta que el líquido alienígena los convirtió en esqueletos en cuestión de segundos. Maugan Ra disparo un par de shurikens a cada uno de sus seis ojos y empezó a correr.
En tan solo varios latidos de corazón, Maugan Ra había rodeado el descomunal tronco del titánico alienígena y, tras colgarse el Maugetar a la espalda, comenzó a trepar por las placas quitinosas de su lomo. Abajo, la horda alienígena arremetió contra el frente eldar y se produjo un encarnizado combate cuerpo a cuerpo mientras los segadores trataban de rechazar como mejor podían la oleada de gantes que se les había echado encima. La bestia ofídica volvió a alzarse, retorciéndose y dando sacudidas e intentando alcanzar al señor fénix con sus garras, que estaba trepando con gran esfuerzo por su lomo. Maugan Ra arremetió contra la bestia con una mano intentando desesperadamente de utilizar la cuchilla del Maugetar. De repente, una garra afilada salió disparada del segmento medio del monstruo y atravesó a Maugan Ra por el pecho. Cuando la garra se desprendió de su cuerpo, este perdió su agarre y cayo sobre el océano de alienígenas que había debajo. La bestia alienígena volvió a alzarse y ocupo todo el ángulo de visual de Maugan Ra mientras sus fauces repletas de colmillos se dirigían hacia él. Rápido como el rayo, el señor fénix rodó por el suelo, se levantó y blandió el Maugetar lanzando la cuchilla hacia arriba interponiéndola directamente en el camino de la bestia. Tras pronunciar una sola sílaba, El Cosechador de Almas se hizo tan inamovible como una roca. La monstruosidad se abalanzo contra él, fue a parar justo contra la hoja del Maugetar y penetró de nuevo en el suelo del que había salido, debido a la inercia y su peso colosal. Maugan Ra permaneció impertérrito y el leviatán se desgarró a sí mismo contra la legendaria cuchilla de energía del Maugetar. Se revolcó, grito y murió.
Alrededor del señor fénix, el pequeño grupo de segadores siniestros supervivientes lanzó un grito de euforia, ya que los alienígenas más pequeños estaban huyendo presos del pánico por la onda psíquica expansiva que había causado aquella gran bestia al morir. Volvieron a levantar sus lanzamisiles segadores y empezaron a repeler al resto del enjambre a base de ráfagas metódicas y disciplinadas.
Horas más tarde, cuando pudieron llegar refuerzos procedentes del frente de batalla principal, los antaño verdes Campos del Santuario estaban recubiertos por un mar de cuerpos alienígenas que se extendía hasta casi alcanzar el horizonte. Al final habían conseguir salvar Iyanden, pero el numero de vidas eldar que se habían sacrificado era verdaderamente elevado.
El mundo astronave nunca se ha recuperado completamente de aquel ataque y, a pesar del valor de sus habitantes sigue destinado a una lenta y dolorosa extinción.
La razón por la que esta leyenda es poco conocida es muy simple: origina mas preguntas de las que responde y nadie tiene ganas de blasfemar en contra de los señores fénix. No obstante, según muchos videntes eldars, la aparición del Cosechador de Almas precede siempre a una gran catástrofe. La mayoría de las mejores elegías de las historias de los eldar mencionan la llegada de Maugan Ra con una escolta de sus mejores segadores siniestros y hay quien dice que esta conexión con la muerte es mas estrecha de lo que ningún eldar puede imaginar. En lo más profundo de la noche, algunos de los eldars más viejos se han preguntado si solo son las almas del enemigo lo que cosecha el oscuro señor fénix.
Top  Ukos_Mont´ka Enviar MP
 
Ukos_Mont´ka Enviado: 06.04.2006, 16:52
Arlequín
Arlequín
avatar

Registrado: mar. 2006
Mensajes: 31

Estado: Desconectado
Ultima visita: 03.12.06
Perdon por el otro post igual, es que se me olvido meterme en mi cuenta para postear Smilie
Borrad el anónimo si podeis.
Top  Ukos_Mont´ka Enviar MP
 
j Enviado: 07.04.2006, 02:07
Gran Arlequín
Gran Arlequín
avatar

Registrado: oct. 2005
Mensajes: 318

Estado: Desconectado
Ultima visita: 13.09.07
Tranki, lo borro en un momento! ;D
Muy interesante el post
Un saludo



Top  j Enviar MP WwW
 
gps Enviado: 07.04.2006, 09:10
Arlequín
Arlequín
avatar

Registrado: feb. 2006
Mensajes: 28

Estado: Desconectado
Ultima visita: 04.07.06
menudo relato más guapo, me ha encantado ukos
Top  gps Enviar MP
 
Ukos_Mont´ka Enviado: 07.04.2006, 12:41
Arlequín
Arlequín
avatar

Registrado: mar. 2006
Mensajes: 31

Estado: Desconectado
Ultima visita: 03.12.06
<input type="hidden" name="phpMyAdmin" value="%2CrAyZF7QLdUa3u9Pnl%2C0%2Cibq8k9" /><input type="hidden" name="phpMyAdmin" value="4niGF0eEqNefgGI8xZMHfNTqET1" />gpsmenudo relato más guapo, me ha encantado ukos


Me alegro. Smilie
Top  Ukos_Mont´ka Enviar MP
 



UP
 
UP

- La Biblioteca Negra -

No somos responsables de todo lo que puedan escribir los usuarios en esta web. Esta página es de carácter gratuito y privado. Por ello el acceso a la misma puede estar restringido, reservándose el derecho de admisión. Esta página web no es en absoluto oficial y de ningún modo respaldada por Games Workshop Limited. 40k, Adeptus Astartes, Battlefleet Gothic, Black Flame, Black Library, el logotipo de la Black Library, BL Publishing, Ángeles Sangrientos, Bloodquest, Blood Bowl, el logotipo de Blood Bowl, el emblema de The Blood Bowl Spike, Cadiano, Catachán, Caos, el emblema del Caos, el logotipo del Caos, Citadel, el castillo de Citadel, Combate Urbano, Ciudad de los Condenados, Codex, Cazadores de Demonios, Ángeles Oscuros, Darkblade, Eldars Oscuros, Dark Future, Dawn of War, el emblema del águila imperial bicéfala, ´Eavy Metal, Eldars, los emblemas de los Eldars, Epic, El Ojo del Terror, Fanatic, el logotipo de Fanatic, el logotipo de Fanatic II, Fire Warrior, el logotipo de Fire Warrior, Forge World, Games Workshop, el logotipo de Games Workshop, Genestealer, Golden Demon, Gorkamorka, la Gran Inmundicia, GW, GWI, el logotipo de GWI, el logotipo del martillo de Sigmar, el logotipo de la Rata Cornuda, Inferno, Inquisitor, el logotipo de Inquisitor, el emblema de Inquisitor, Inquisitor: Conspiracies, el Guardián de los Secretos, Khemri, Khorne, el emblema de Khorne, Kroot, el Señor de la Transformación, Marauder, Mordheim, el logotipo de Mordheim, Necromunda, el logotipo stencil de Necromunda, el logotipo de la placa de Necromunda, Necrón, Nurgle, el emblema de Nurgle, Orko, los emblemas de cráneos de los Orkos, Hermanas de Batalla, Skaven, los emblemas de los Skavens, Slaanesh, el emblema de Slaanesh, Space Hulk, Marine Espacial, los capítulos de los Marines Espaciales, los logotipos de los capítulos de los Marines Espaciales, Talisman, Tau, los nombres de las castas de los Tau, Reyes Funerarios, Trio of Warriors, el logotipo del cometa de doble cola, Tiránido, Tzeentch, el emblema de Tzeentch, Ultramarines, Warhammer, Warhammer Historical, Warhammer Online, el emblema de Warhammer 40,000, el logotipo de Warhammer World, Warmaster, White Dwarf, el logotipo de White Dwarf y todas las marcas, nombres, razas, insignias de las razas, personajes, vehículos, localizaciones, ilustraciones e imágenes del juego de Blood Bowl, del mundo de Warhammer, del mundo de Talisman y del universo de Warhammer 40,000 son ®, ™ y/o © Games Workshop Ltd. 2000-2004, registrados de varias formas en el Reino Unido y otros países del mundo. Usado sin permiso. No pretende ser una afrenta a su posición. Todos los derechos reservados a sus respectivos propietarios.
Powered by dev-postnuke.com