:: INICIO  ::  FORO  ::  ENLACES  ::  DESCARGAS  ::

Menú

|- Buscar
| |- Foro
| |- Chat
| -- Codex
|     `- Indice

Usuarios


Bienvenido Invitado

El registro es completamente gratuito y podrás acceder a todas las partes de la web
Puedes registrarte aquí
Usuario:


Contraseña:


Recuérdame

Miembros:  Gran Arlequín
No Conectado  j  
Miembros:  Guardian
No Conectado  AGRAMAR  
Miembros:  Videntes de Sombras
No Conectado  Janus  
No Conectado  Mph2  
No Conectado  Azrael  
Miembros:  Solitarios
No Conectado  Datox5  
No Conectado  olmox  
No Conectado  Skulldragon  
Miembros:  Conectados
Miembros:  Miembros: 0
Invitados:  Invitados: 2
Total:  Total: 2
Miembros:  Miembros Online
No hay miembros conectados
Buscar Ultimos mensajes

Tema anterior Imprimir tema Tema siguiente

Inicio :: WarHammer 40.000 :: Transfondo WarHammer 40K :: Cypher,transfondo antiguo
Moderado por: AGRAMAR, j, Janus

Bajar a respuesta rápida 

Cypher,transfondo antiguo

AGRAMAR Enviado: 17.05.2006, 14:18
Vidente de Sombras
Vidente de Sombras
avatar

Registrado: ene. 2006
Mensajes: 2304

Estado: Desconectado
Ultima visita: 17.09.07
HISTORIA DE CYPHER
“¿Cuanto tiempo ha pasado, me pregunto, desde el día en que por mis errores perdi todo lo que tenia y amé? ¿desde que quede condenado a vagar por la galaxia durante diez mil años? Recuerdo el día cuando él mundo natal de mi capítulo, los ángeles oscuros, Caliban, aun existia, de cuando la flora y la fauna crecia abundante en el. Recuerdo el día en que luché junto a mis hermanos para reclamar la galaxia de las fuerzas del caos, de los invasores extranjeros y para proteger a la gente del Imperio. Recuerdo aquellos tiempos en los cuales la armadura que los ángeles oscuros era negra y no de color verde tan oscuro como un océano insondable. Y sobretodo, recuerdo al que llaman Luther, quién nos hizo realizar el único error fatal que nos costaría todo lo que teniamos. Nuestro mundo natal, nuestro honor, el compañerismo de nuestros hermanos marines espaciales. Y nos maldeciría por siempre hasta el día en él que nos perdone nuestro amado emperador. A veces puedo dejar de gritar por dentro por la injusticia a la que nuestros propios hermanos nos condenarían. Pero, me estoy alejando mucho de la historia que estaba contando. Vayamos de nuevo a Luther. La historia en sí es larga, así que no le aburriré con detalles triviales. Pero hablare de las razones principales que nos convirtieron en caídos. El orgullo fue la causa de nuestra caída, un pecado que puede quitarte lo que mas amas y ponerlo lo más lejos posible de ti. Fui hace mucho tiempo capitán de los ángeles oscuros, y servi a mi capítulo por más de doscientos años. Incluso entonces, no olvidaba mi nombre de familia antes de que me llamaran Cypher. Aquel nombre era Spiritblade, y es lo ultimo que me queda de mi pasado como hijo de una casa noble antes de que me eligieran para entrar en las filas de los Angeles oscuros. Esto fue mucho antes de la herejia de horus, el día fue practicamente arruinado y las cualidades nobles de hombre se echaron a la ruina y a su honor fue deshonrado. Entonces Horus fue considerado él mayor traidor de la historia de la humanidad. Sin embargo horus habia sido un héroe condecorado de la gran cruzada, asi que su arrogancia fue su perdicion, se creeyo que él mismo era superior a nuestro emperador y a su hermanos Primarcas. Cuando la herejia de horus comenzó, la galaxia entera fue dividida en dos facciones, a favor y en contra de Horus. Las fuerzas de Horus eran numerosas, y muchas eran las legiones de la primera fundacion que se habian unido a el; los Primarcas habían sido corrompido por las promesas y las tentaciones del caos. Todavía recuerdo la repugnancia y el horror de esta traición. Al principio, no podía creer que Horus había traicionado a su amigo más cercano, nuestro emperador. Pero, cuando se confirmo que no era mentira, Lion El’Jonson se dirigio con los ángeles oscuros que habian tomado parte de la gran Cruzada a volver al sistema de Ganelon con sus rivales, los lobos espaciales, para lanzarse al asalto sobre los traidores. Pero, no sé si nuestro Primarca hizo el bien dejando la 5ª, 7ª, parte del 1ª y de la 12ª compañía en Caliban, junto con veinte batallones impares de protectores imperiales y las tropas del pdf. Lion El’Jonson había descuidado rotar las compañías de marines de nuestro capítulo, así haciendo que los que permanecían en Caliban con la sensacion de estar engañados y extremadamente celosos a que todos los honores fueran a sus hermanos que luchaban a través de la galaxia. Estaba con estas emociones y la sensación de deshonor y la creencia de que Lion no nos respetaba. ¿Por qué nos no convocaron para luchar al lado de Lion contra los traidores? Y así, Luther, el amigo más cercano de Lion y el hombre que lo había encontrado cuando él había sido una bestia salvaje en la selva y había hecho de él el hombre que era ahora, hablo en su contra. Y yo, como muchos, muchos otros, le escuche. Y nos revelamos. No puedo olvidarme del momento, cuando los cañones laser de defensa de Caliban se abrieron sobre nuestros hermanos que volvían, nuestras voces gritando con odio a esos que habian sido nuestros hermanos. Nuestro amor para nuestros hermano fue substituido por los celos, celos que todo lo destruyes, celos encendidos por las palabras de Luther, o por sus mentiras, si deseas ponerlos de esa manera. Cuatro buques de guerra se habían estrellado ya sobre Caliban, llameantes, y los bibliotecarios que habían seguido Luther me dijeron que podrían oír las demandas de los hermanos que morian calcinados. Eran solamente una palabra. “Why?”(¿Por qué?) No paso mucho tiempo hasta que lion descubrio lo que habia sucedido, y así de grande era su furia que ordeno a los corazados restantes iniciar un bombardeo orbital sobre el planeta, matando a la gente del planeta, y destruyendo muchos de los cañones de la defensa. Puedo recordar, con miedo, el momento en él que él planeta se resquebrajo y se agrieto bajo la intensidad del bombardeo. Es irónico, recuerdo una frase de las religiones antiguas de terra. “Y desde los cielos llovió sangre de los cielos para castigar al infiel ”. No podría recordar de qué religión, judia, cristianismo o Islam ; pero el castigo fue repartido tanto a inocentes como a culpables. Vi una casa llameante enterrar una madre y a su hijo, y grité. Grité, aquella vision causo en mi una herida en mi alma que no se curara nunca. Nosotros, que hemos jurado defender a la humanidad, nuestro es el sagrado deber de protegerlos, y si consideramos sus vidas debajo de las nuestras, entonces nosotros no seriamos mejores que los traidores a los que incluso los caídos desdeñamos. Malditos sean los traidores, que la cólera del emperador descienda sobre ellos. Traidores que matan al que juraron proteger. La humanidad tiene historia de bastardos como éstos. Todos formamos la raza del hombre. ¿Que es raza y color? ¿Que es religión? Para muchos, eran excusas justas para comenzar guerras, y la historia del hombre mucho antes de la gran Cruzada había estado llena de guerras religiosas, de Cruzadas, a purificaciones y a guerras étnicas. Con la gran Cruzada, eso desapareció. El hombre luchó hombro con hombro contra un enemigo común. Con el final de la Herejia, que marcó una cicatriz en el alma del hombre más allá de lo curativo. La que era la fuerza de Horus fue derrotada y lo que quedo de ella se dirigio llena de odio hacia la nebulosa rodeada de tormentas de disformidad conocida como el ojo del terror. El odio puede dar fuerza, pero puede destruir a la humanidad y a todo lo noble del hombre. Nubla nuestro juicio, como nublo el juicio de Luther; como la cólera nubló el juicio de Lion. Pero me estoy alejando mucho de nuestra historia. Huimos hacia la seguridad de nuestra fortaleza-monasterio, que sobrevivio el bombardeo debido a sus protectores de vacío de gran alcance. El planeta puede destruirse, pero los monasterios-fortaleza se han diseñado de antemano para convertirse en grandes naves espaciales. Mis hermanos y yo sabíamos que pronto nuestros hermanos que estaban con el Lion descenderían y traerían la justicia sobre nuestras cabezas. Y esa justicia sería una muerte inminente. Estaba asustado. Asustado de lo que nos harían los capellanes, de la justicia que traian nuestros hermanos por la culpa de Luther. Aunque profundamente, sabía que ése sería el precio por traicionar a mis hermanos. Entonces, el planeta exploto, y muchos de los bibliotecarios gritaron, sus mentes estaban siendo atormentadas por él aullido psiquico de mas de mil millones de almas inocentes muertos por la explosion. Sentía la culpabilidad de sus muertes, y al recordar los juramentos que realice al entrar a formar parte del cuerpo de exploradores hizo que me salieran unas dolorosas lagrimas que se arrastraban lentamente por mis mejillas. Entonces, unas horas despues, las alarmas sonaron. Lion y sus leales habían pintado su armadura de verde oscuro y usaron tunicas blancas sobre su armadura, como ángeles al vengarse. Los que luchabamos del lado de Luther usamos la armadura negra tradicional. La batalla que sobrevino fue colosal, Lion y Luther se enfrentaron en combate singular en el salon del trono, en lo mas profundo de Archionis, la fortaleza-monasterio principal. Maté a varios de mis propios hermanos, y a sus gritos se repetian en mis oídos mientras recorria Archionis. Había oído rumores de que Luther, debido a sus celos, había forjado un pacto con los dioses del caos, y deseaba descubrir si ésto era verdad. Y asi era, todos nosotros habiamos luchado por una causa incorrecta. Por fin llegue a la sala del trono mientras apretaba los dientes por el dolor que me producian mis heridas. Y allí, vi a Luther luchar con Lion. La noble cara de Luther se habia transformato por el odio, todo en él había sido corrompido. Sus ojos brillaban intensamente con las energías de la disformidad. Sentía su eco psiquico desde donde me encontraba. Despues de todo, era verdad; Luther había pactado con los dioses del caos, traicionando todo lo que había creído. E injustamente, los que le escuchamos, pagaremos el precio de su traicion por toda la eternidad. Mi alma grito “¿por qué, Luther? ¿Por qué hiziste esto? ¡Cuál es el objetivo! ¿Cuál es objetivo?” Pero no podía hacer nada para pararlos. Cai al suelo, demasiado débil por las heridas sufridas, lo unico que podía hacer era mirar, desesperado , mientras Lion luchaba contra él hombre al que una vez había llamado amigo. Vi el dolor profundo de Lion, oí el grito de angustia de Luther y lamento que los ecos duren aun en mi memoria, sintiendolo como si hubiese sido ayer. El grito de los dioses del caos al no haber sido destruido el capítulo de los angeles oscuros se escucho por todo el debilitado Imperio. Luther, cayo en coma debido a sus heridas, y Lion miró hacia el, sabiendo que también llegaba su hora. Lion me vio a unos pasos de él, me miro fijamente como estudiandome, después, sonrío. A pesar de las terribles heridas que Lion sufria, heridas que habrian matado inmediatamente a cualquier primarca, él ando hacia mí como si esas heridas no fuesen mas que simples rasguños sin importancia. No pude ni siquiera levantar la cabeza, tal era mi vergüenza, para mirarlo a sus ojos azules. Oí los sus pasos al dirigirse hacia mi, oí las gotitas carmesí de sangre que goteaban de sus heridas al suelo. Y él me encomendo una búsqueda. “Aunque has caído, has visto la verdad de Luther, joven. Admito que fue tanto mi error como el suyo. Debí rotar las legiones, si lo hubiera hecho nos hubieramos ahorrado todo esto. ¿Cuál es tu nombre, muchacho?” Me pregunto. Lo que me sorprendio fue que me llamase muchacho, ¿Muchacho? ¿He luchado en la gran Cruzada junto a él, y él me llama muchacho? Pero su voz tenia un tono cariñoso. “C-Cypher.” “Bien, joven cypher. No puedo hacer más por esta galaxia y por nuestra gente. Toma esto” y él dejo la espada del león en mis temblorosas manos, “cuando reaparece de la disformidad, emprenderás la tarea de redimir a todo angel caído y de ganar el perdón de Emperador. No falle, cypher, pues ellos dependen unicamente de ti. El tuyo será un viaje de dolor, con poca felicidad y alegría, pero cuando este termine, será el honor más grande que usted puede alcanzar. No falle, cypher, hay mucho en juego”. “eres valiente, procura encontrar la verdad ” Siguio Lion El’Jonson, “Debes encontrarla, si no le costaría su propia vida y todo cuanto haya querido. Le hice una oferta buena fortuna, cypher. Recuerde nuestro juramento, y recuerde porqué este día paso. No permita que cualquier persona repita este error, por favor.” ¿Lion, abogando por? No podría creer lo que oía. Bajé mi cabeza, y el dolor de mi alma al lado de la angustia de haber escapado de la traición hicieron que me saltase una lagrima que salpico sobre la gran lámina negra de la espada de Lion. “Adios Cypher. No olvide su mision.” Y entonces, la disformidad se materializo ante mi y me tomó. Cuando reaparecí, diez mil años habían pasado. Diez mil años desde el final de la herejia de horus . Recolecté toda la información y seguidores que pude y comencé a vagar por las estrellas, eludiendo ser capturado por los ángeles oscuros que permanecieron leales a Lion. Como Lion dijo, hemos caido, somos angeles caidos. Por siempre, alejados del camino correcto. Pero debemos mantenernos firmes, sobretodo, alejados de las tentaciones de la oscuridad. Como los ángeles sangrientos, sabemos luchar lo mejor posible. He luchado en muchas, muchisimas batallas en este tiempo. Tantas que ya no recuerdo al lado de quien he luchado, ya no recuerdo en que lado he luchado en cada batalla. Siempre me he esforzado en luchar en el lado del emperador. Recuerdo al emperador como hombre, un hombre bueno, noble, ejemplo de todo lo que era bueno y noble de la humanidad. Asi le recuerdo, honro y venero, no como dios, sino como un hombre. Un hombre digno de respeto, hombre que había conseguido todo lo que se habia propuesto en virtud de su sudor y de su sangre y de su amor de la galaxia y de su gente. Y cuando caía a través de la disformidad, oí su voz, triste y dolida, pero aun asi resultaba reconfortante. Él sabía de nuestro error, sabía y entendía que, aunque éramos marines espaciales, seguíamos siendo seres humanos, y por lo tanto propensos a cometer equivocaciones. Él nos perdonó por eso. ¡Nos perdonó! Pero los ángeles oscuros leales nunca lo hicieron. Nos buscan implacablemente, creyendo que ganaran el perdón del Emperador destruyendo o capturando a cada uno de nosotros. Piensan que si nos destruyen ganaran él perdon del emperador, pero ¿qué saben ellos de la misericordia del Emperador?. Hay caidos que han vendido su alma al caos, y a éstos me he esforzado en buscarlos y destruirlos. He luchado junto a las legiones de caos, numerosas veces, y lo odio, pero la supervivencia del Imperio es suprema a mí, incluso si significa que debemos jugar en desacuerdo contra él. En mi vida no habia muchas alegrías . El dolor inunda mi corazón, pero que aguantar a que llegue ese día en que todos los caídos seamos por todos redimidos y perdonados. Como los traidores, somos los más viejos guerreros del Imperio, y hemos visto diez mil años pasarnos cerca, y ningunos de nosotros ha envejecido un día desde que fuimos tragados por la disformidad. Entonces, ella llego a mi vida, la primera luz de alegría desde él dia en él que caimos. En una batalla desesperada, había conducido a mis hermanos caídos contra una incursión masiva del caos en el sistema de Malegard. Allí, encontramos y ayudamos a la líder del Adeptus Sororitas, la Hermana superiora Malaliel. Ella era tan diferente de sus hermanas de batalla. Las cerraduras de oro todavía enmarcaban una cara desafiantemente hermosa, como un ángel verdadero, y su espada destelló como su pistola del plasma la cantar su cancion de muerte. Por el emperador, ella capturó mi corazón como nadie lo habia hecho antes. Me recordaron amargamente mi búsqueda que había realizado durante diez mil años desde la Herejia, y que le diera mi corazón, intente convencerme de que todo lo que saldría de esta unión seria dolor. Pero a mi alrededor seguia la lucha, y como el ángel que ella era, no demostró ningún miedo en la cara del enemigo. Su canción era como él grito de las espectros aullantes Eldars, gritando una maldición negra sobre todo el mal. El mío era la canción del que ha caído, una canción de dolor y mas dolor. La conte toda mi historia, le conte que habia sido uno de los traidores. Deberia haber recibido una ejecución sumaria, pero ella no habia oido hablar nunca de nada relacionado con nuestra traicion, supongo que los ángeles oscuros, la han guardado muy en secreto. Muy pocos saben de la existencia de los caidos, ni siquiera el Administratum sabe de nuestra existencia. Malaliel era una luz brillante en medio de mi oscuridad eran frecuentés mis visiones de ella en mis sueños. Supongo que sabras lo jodido que es tener que elegir entre seguir adelante con la mision que te ha sido encomendada o rendirte ante la persona amada, es horrible, es una maldición, ahora tengo una furia mayor y eso debe exagerarse mucho por fuera. Imagine mi sorpresa cuando hice una maldición durante una reunión táctica importante con un general imperial; él casi creeyo que iba a ejecutarle por incompetencia. Tenía la sensación que ella sabía de mis sentimiento hacia ella. Ella comenzó a acompañarme dondequiera que fuera por él campo de batalla, causando con su peculiar optimismo que mis hermanos caídos hiciesen una cosa que no han hecho en diez mil años, sonreir. El capitán invencible de los ángeles oscuros, cypher, finalmente ha caído. Después de la batalla, ella eligió venir conmígo en mi viaje. La propuse una cosa que ningun caballero verdadero del emperador hace, engendra un niño. Ella estuvo dispuesta, y por primera vez, sentía alegría y paz verdadera en sus brazos fuertes, en esa belleza que era casi la de una mujer Eldar. Por el emperador, que todavia guardo algo de esa paz y alegría. Pero, los ángeles oscuros nos descubrieron y determinaron perseguir también a ella y a mi hijo. Y Malaliel no huiria hasta haber matado a todos los ángeles oscuros. Le dije <<huir>>; ella rechazó al principio, pero el segundo niño que crecía en su vientre la convenció de lo contrario. Con la ayuda de un Eldar, Malaliel huyó el planeta. Tomé una trayectoria contraria a la que tomo ella, con la esperanza de que vendrían a por mí en vez de a por ella. Pero no. Partiendo sus fuerzas por la mitad, un grupo fue a por ella; el otro fue a darme caza. Agradezca al emperador de que el Eldar consiguiese evadir la flota de los ángeles oscuros. Nunca vi a Malaliel otra vez, y él unico recuerdo que mantengo de ella era sello del Adeptus Sororitas que puso debajo de mi armadura, guardados con un calor y un afecto incomparable. Sabía que Malaliel moriría de vieja. De hecho, pienso que ella estaba alegre al haberme satisfecho - a pesar de quien soy – y no se por qué. No sabía qué le habia sucedido a mis niños, hasta que Farseer Karhedran del mundo astronave de Iyanden me encontro, me hablo y yo sentía como si una piedra hubiese sido arrojada a mi estomago. Él me dijo que Malaliel hubiera dado a luz a mi segundo niño en él planeta de Aiur, en el cuadrante este de la galaxia. Desafortunadamente, ella murió el dar a luz y la incineró el Eldar y sus cenizas fueron dispersadas a los vientos solares de la galaxia. Malaliel......... Estoy apesumbrado. No pude guardar la promesa que le había hecho. Pero, Farseer Karhedran, me enseño una foto de uno de mis niños. Pensé que me miraba a mi mismo cuando vi su imagen, era igual que yo cuando era joven. Él había estado aquí, Karhedran me dijo, y había luchado junto al ejército de Iyanden contra la invasion Tyranida que había amenazado destruir el mundo astronave. Él había llegado en un acorazado imperial dañado, dando noticias calamitosas al Eldar que tenía para poner sus defensas. Él habría podido irse, pero eligió no hacerlo. Él luchó junto al Eldar, fijando sus defensas, aguantando como él que mas hasta que una flota aliada llegó y destruyó la flota enjambre. Las muertes habían sido enormes, pero Iyanden había sido salvado, asegurando así el futuro de los Eldars. Karhedran me conto también algunas divertidas historias sobre mi hijo. Me río entre dientes al pensar de su atracción a las mujeres Eldar, y viceversa. Desmesuradamente lo molestan y se está preguntando porqué esto le está sucediendo. Ahhh, mi niño que nunca he visto.... Karhedran se despidio de mi de esta manera:<<Usted es un guerrero, con todo usted no es. Usted es sacerdote, con todo sus manos se mojan en sangre. Usted desea paz, pero sin miedo emprende guerra. Usted desea parar la oscuridad, pero es parte de ella. Pienso que usted sobrevivirá, y quizás, un día, nos volvamos aver>>. Mi hijo, Ashram, te han dado un nombre fino, y de tu nombre y de tus hechos, vas ha forjar un destino digno de ser. Tenemos todo lo que un dios sin nombre podría darnos, pero todo lo que carecemos es de propósito. Una vez que se encuentre eso, la vida comienza a tomar forma y a tener significado. Jeque Muhammad Spiritblade, capitán de los Angeles sangrientos. Las primeras dos palabras de tu nombre significan simplemente ‘Mensajero’. Y durante una hora de oscuridad extrema, los hombres como tu y los que lo habían seguido serán necesarios durante el armagedon de la galaxia. Pienso que tu madre, Malaliel, seria muy feliz al verte. Ni tu ni tu hermano nos decepcionareis. Cuando mi viaje termine, quisiera de nuevo veros. Adios, hijo.”
FIN

Gracias a Aparicion y Andronicus de OJ



Top  AGRAMAR Enviar MP
 



UP
 
UP

- La Biblioteca Negra -

No somos responsables de todo lo que puedan escribir los usuarios en esta web. Esta página es de carácter gratuito y privado. Por ello el acceso a la misma puede estar restringido, reservándose el derecho de admisión. Esta página web no es en absoluto oficial y de ningún modo respaldada por Games Workshop Limited. 40k, Adeptus Astartes, Battlefleet Gothic, Black Flame, Black Library, el logotipo de la Black Library, BL Publishing, Ángeles Sangrientos, Bloodquest, Blood Bowl, el logotipo de Blood Bowl, el emblema de The Blood Bowl Spike, Cadiano, Catachán, Caos, el emblema del Caos, el logotipo del Caos, Citadel, el castillo de Citadel, Combate Urbano, Ciudad de los Condenados, Codex, Cazadores de Demonios, Ángeles Oscuros, Darkblade, Eldars Oscuros, Dark Future, Dawn of War, el emblema del águila imperial bicéfala, ´Eavy Metal, Eldars, los emblemas de los Eldars, Epic, El Ojo del Terror, Fanatic, el logotipo de Fanatic, el logotipo de Fanatic II, Fire Warrior, el logotipo de Fire Warrior, Forge World, Games Workshop, el logotipo de Games Workshop, Genestealer, Golden Demon, Gorkamorka, la Gran Inmundicia, GW, GWI, el logotipo de GWI, el logotipo del martillo de Sigmar, el logotipo de la Rata Cornuda, Inferno, Inquisitor, el logotipo de Inquisitor, el emblema de Inquisitor, Inquisitor: Conspiracies, el Guardián de los Secretos, Khemri, Khorne, el emblema de Khorne, Kroot, el Señor de la Transformación, Marauder, Mordheim, el logotipo de Mordheim, Necromunda, el logotipo stencil de Necromunda, el logotipo de la placa de Necromunda, Necrón, Nurgle, el emblema de Nurgle, Orko, los emblemas de cráneos de los Orkos, Hermanas de Batalla, Skaven, los emblemas de los Skavens, Slaanesh, el emblema de Slaanesh, Space Hulk, Marine Espacial, los capítulos de los Marines Espaciales, los logotipos de los capítulos de los Marines Espaciales, Talisman, Tau, los nombres de las castas de los Tau, Reyes Funerarios, Trio of Warriors, el logotipo del cometa de doble cola, Tiránido, Tzeentch, el emblema de Tzeentch, Ultramarines, Warhammer, Warhammer Historical, Warhammer Online, el emblema de Warhammer 40,000, el logotipo de Warhammer World, Warmaster, White Dwarf, el logotipo de White Dwarf y todas las marcas, nombres, razas, insignias de las razas, personajes, vehículos, localizaciones, ilustraciones e imágenes del juego de Blood Bowl, del mundo de Warhammer, del mundo de Talisman y del universo de Warhammer 40,000 son ®, ™ y/o © Games Workshop Ltd. 2000-2004, registrados de varias formas en el Reino Unido y otros países del mundo. Usado sin permiso. No pretende ser una afrenta a su posición. Todos los derechos reservados a sus respectivos propietarios.
Powered by dev-postnuke.com