:: INICIO  ::  FORO  ::  ENLACES  ::  DESCARGAS  ::

Menú

|- Buscar
| |- Foro
| |- Chat
| -- Codex
|     `- Indice

Usuarios


Bienvenido Invitado

El registro es completamente gratuito y podrás acceder a todas las partes de la web
Puedes registrarte aquí
Usuario:


Contraseña:


Recuérdame

Miembros:  Gran Arlequín
No Conectado  j  
Miembros:  Guardian
No Conectado  AGRAMAR  
Miembros:  Videntes de Sombras
No Conectado  Janus  
No Conectado  Mph2  
No Conectado  Azrael  
Miembros:  Solitarios
No Conectado  Datox5  
No Conectado  olmox  
No Conectado  Skulldragon  
Miembros:  Conectados
Miembros:  Miembros: 0
Invitados:  Invitados: 1
Total:  Total: 1
Miembros:  Miembros Online
No hay miembros conectados
 

Los planes del Señor Belephon (499 lecturas)
Enviado por Alanthos en Domingo, 12 Marzo, 2006 - 11:50
 
WarHammer 40k
Muchos sabios dicen que el Caos es peligroso, inmisericorde y eternamente malvado, terriblemente poderoso y carente de toda compasión. No les falta razón. Pero hay quien está ya en el lado equivocado, y lo sabe mucho mejor que ellos.
"¿Y decían que estas tierras son inexpugnables? Bien, creo que ya va siendo hora de que cambie de consejeros..."
El Señor del Caos Belephon, de los Portadores de la Palabra, observaba con ademán ansioso, casi lascivo, las tierras indefensas que ante él se extendían: treinta mil habitantes vivían dispersos en aquellas llanuras del mundo agrícola de Fallerus IV. Tras el desembarco inicial, no habría más batallas, de eso estaba seguro. Aquel mundo estaba muy poco defendido. Era hermoso y pacífico, desde luego. Idílico.
Una aberración a los ojos de los Dioses del Caos. Belephon sonrió.
Uno de sus jóvenes tenientes se acercó; el Señor ni se dio la vuelta, desenfundó su pistola de plasma hechizada y apretó el gatillo. Tres veces. Se dio la vuelta y observó, con calma, el guiñapo que quedaba en el suelo de lo que había sido un Marine del Caos Elegido. Alzó la testa orgullosa y escrutó los rostros de los demás oficiales.
-¿Qué hicieron mal? - preguntó.
Los cuatro Tenientes de su ejército rehuyeron su mirada; uno de ellos, consagrado más a Khorne que a los otros Tres Hermanos en la Sombra, se atrevió a responder:
-¿Concurrió en vuestro disgusto... señor? -dijo el Marine. De nuevo, Belephon disparó sólo tres veces. Era demasiado rápido.
Los oficiales supervivientes empezaron a alejarse lentamente, mientras Belephon observaba pensativo el cuerpo (lo que quedaba de él) de su inerte subordinado. Murmuró: "Sí, pero no sólo él lo hizo".
De nuevo, dirigió su mirada hacia los que quedaban, en particular al joven Perseph, un oficial especialmente hábil en las artes de Tzeentch. Más tarde, su rostro se relajó.
-¿Por qué concurrió en mi disgusto? -volvió a preguntar el Señor del Caos, con la mirada perdida y una sonrisa ambigua en la cara.
Los dos oficiales restantes intentaron alejarse un poco más de su Señor ("cobardes", pensó él), pero Perseph se quedó mirándole. Tardó un poco en reunir las palabras o el valor, pero acabó por hablar:
-Itho Urbis ha recibido refuerzos, señoría.
-No has respondido a mi pregunta -repuso lentamente Belephon.
-Son caballeros Grises, señoría.
El Señor del Caos perdió todo rastro de confianza durante un instante, lo bastante corto como para que no se reflejara en su rostro, pero con una pequeña modulación en el tono de su voz que delató su breve shock.
-¿Caballeros Grises, dices? -Perseph asintió, disfrazando su alivio lo mejor que pudo. Un leve suspiro escapó de los labios de Belephon. Se encaró de nuevo a las llanuras, tan tranquilas, tan asquerosamente pacíficas, como si nunca hubieran sido atacadas, como si jamás hubieran sido presas de la garra del Gran Hijo de Horus y nunca fueran a serlo. Aquellas tierras contenían una cierta energía latente... una energía que, potencialmente, podía servir al Caos, con las ceremonias adecuadas. Pero si los marines psíquicos de los Cazadores de Demonios estaban allí, no habría batalla. Sería entrar y morir. No tenía más que cien soldados a sus órdenes...
Perseph percibió el silencio de su señor. Se preguntó si sería el momento de realizar una rápida escalada en el escalafón de la Legión traidora; sólo quedaban en el campo el Señor y dos de sus lugartenientes, con los que podría sin dificultades por separado. Pero los tres a la vez serían un desafío demasiado grande. ¿Y si los demás estuvieran pensando lo mismo que él? Los observó y no le extrañó que se miraran con mutua desconfianza; no veían en él una amenaza.
Sería mejor no atacar a Belephon; más bien, podría ganarse su confianza protegiéndole si los otros dos...
Entonces se percató de que el Señor se estaba... riendo.
Una risa seca, estrangulada, jadeante, pero risa al fin y al cabo; ¿risa?
- Mi señor... -empezó Perseph. El Señor le cortó, diciendo:
- ¿Qué mejor sacrificio, imbéciles, que el de una docena de Caballeros, decidme? ¿No quedarán complacidos los Dioses? ¿No será una ofrenda justa y adecuada que arranquemos sus corazones y sus semillas genéticas y las ofrezcamos a los Poderes del Caos? ¿No condenará eso este lugar? -estalló en carcajadas. Los tres oficiales se estremecieron; aquello invocaría un centenar de demonios, pero...
- Pero, mi señor... -dijo Perseph - para cumplir una ceremonia de desacralización con esas presas, es necesario derramar sangre en un gran ritual anterior a la batalla...
El Señor dejó de reir, pero la sonrisa de calavera que se asentó en su rostro no la abandonó. Tres disparos. El teniente hechicero cayó al suelo, despedazado.
- No es necesario un gran ritual. -dijo, regocijándose en la ofrenda que realizaba a sus malignos dioses. Miró con gesto especulativo a los dos aterrados subordinados que todavía vivían. Aquello había comenzado como una renovación de plantilla, pero estaba terminando de forma bastante más interesantes.
- ¿Qué hicieron mal? -volvió a preguntar, sin dirigirse a nadie en concreto.
Cuando, tres minutos más tarde, salió de su tienda cubierto de entrañas y sangre, murmuró para sí:
- No corrieron cuando deberían haberlo hecho.

 

Enviar esta historia a un amigo Versión imprimible 

Los planes del Señor Belephon | Entrar/Crear una cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de sus respectivos autores.
No somos responsables de su contenido.
UP
 
UP

- La Biblioteca Negra -

No somos responsables de todo lo que puedan escribir los usuarios en esta web. Esta página es de carácter gratuito y privado. Por ello el acceso a la misma puede estar restringido, reservándose el derecho de admisión. Esta página web no es en absoluto oficial y de ningún modo respaldada por Games Workshop Limited. 40k, Adeptus Astartes, Battlefleet Gothic, Black Flame, Black Library, el logotipo de la Black Library, BL Publishing, Ángeles Sangrientos, Bloodquest, Blood Bowl, el logotipo de Blood Bowl, el emblema de The Blood Bowl Spike, Cadiano, Catachán, Caos, el emblema del Caos, el logotipo del Caos, Citadel, el castillo de Citadel, Combate Urbano, Ciudad de los Condenados, Codex, Cazadores de Demonios, Ángeles Oscuros, Darkblade, Eldars Oscuros, Dark Future, Dawn of War, el emblema del águila imperial bicéfala, ´Eavy Metal, Eldars, los emblemas de los Eldars, Epic, El Ojo del Terror, Fanatic, el logotipo de Fanatic, el logotipo de Fanatic II, Fire Warrior, el logotipo de Fire Warrior, Forge World, Games Workshop, el logotipo de Games Workshop, Genestealer, Golden Demon, Gorkamorka, la Gran Inmundicia, GW, GWI, el logotipo de GWI, el logotipo del martillo de Sigmar, el logotipo de la Rata Cornuda, Inferno, Inquisitor, el logotipo de Inquisitor, el emblema de Inquisitor, Inquisitor: Conspiracies, el Guardián de los Secretos, Khemri, Khorne, el emblema de Khorne, Kroot, el Señor de la Transformación, Marauder, Mordheim, el logotipo de Mordheim, Necromunda, el logotipo stencil de Necromunda, el logotipo de la placa de Necromunda, Necrón, Nurgle, el emblema de Nurgle, Orko, los emblemas de cráneos de los Orkos, Hermanas de Batalla, Skaven, los emblemas de los Skavens, Slaanesh, el emblema de Slaanesh, Space Hulk, Marine Espacial, los capítulos de los Marines Espaciales, los logotipos de los capítulos de los Marines Espaciales, Talisman, Tau, los nombres de las castas de los Tau, Reyes Funerarios, Trio of Warriors, el logotipo del cometa de doble cola, Tiránido, Tzeentch, el emblema de Tzeentch, Ultramarines, Warhammer, Warhammer Historical, Warhammer Online, el emblema de Warhammer 40,000, el logotipo de Warhammer World, Warmaster, White Dwarf, el logotipo de White Dwarf y todas las marcas, nombres, razas, insignias de las razas, personajes, vehículos, localizaciones, ilustraciones e imágenes del juego de Blood Bowl, del mundo de Warhammer, del mundo de Talisman y del universo de Warhammer 40,000 son ®, ™ y/o © Games Workshop Ltd. 2000-2004, registrados de varias formas en el Reino Unido y otros países del mundo. Usado sin permiso. No pretende ser una afrenta a su posición. Todos los derechos reservados a sus respectivos propietarios.
Powered by dev-postnuke.com